Elena plantea una situación diferente, donde no hay una desescolarización posterior sino una educación en casa desde el principio con el pequeño Hermes:

Todos los padres y las madres somos maestros y educadores. Es en el hogar donde se transmiten los valores, las tradiciones […]. El conocimiento después, hay muchas maneras de adquirirlo, el colegio es una de ellas pero no la única.”

“Mi hijo tiene tres años y medio, todavía es pequeño y en España hasta los 6 años la educación no es obligatoria. Antes no se iba al colegio hasta los 6 años, se adelantó la edad de escolarización como una medida para que las familias pudieran conciliar cuando los dos padres trabajan. Nosotros por nuestro trabajo hemos podido permitirnos que el niño siga estando en casa. Los niños tienen sus propios procesos madurativos. Según mi filosofía de vida, de momento mi hijo tiene en casa, con sus padres, todo lo que necesita y va aprendiendo de nuestra mano.”

Afrontar las críticas

“Nunca nos han importado las críticas o la incomprensión. ¡Somos artistas! Estamos acostumbrados ja, ja, ja. Cuando me preguntan sobre este tema, me gusta poner el ejemplo de Leonardo Da Vinci. Nunca fue al colegio. Vivía en el campo con su madre observando la naturaleza, estudiando las formas, las ciencias, la naturaleza, de una manera pura, por medio de la contemplación y algo que es fundamental : La curiosidad. Fue un autodidacta y un genio en todos los ámbitos. “

“Los niños tienden ellos solos a aprender de manera espontánea. Nos creemos que sus mentes están vacías y hay que llenarlas de cosas y en absoluto es así. […] Se trata de ir guiándoles y facilitándoles las herramientas y la información. Libros, mapas, enciclopedias, documentales, materiales… A la vez se convierten en maestros porque su visión de las cosas y su pureza nos conecta con nuestros niños interiores y nos hace vivir en el «ahora».”