Aldana tiene 40 años y es mamá de Facundo (15) y Uma (5). Viven en Argentina (Sierra de los Padres, Buenos Aires) y comenzaron la andadura de la educación en casa a finales del año 2010 cuando tras una mudanza cambian a Facu de colegio. Su hijo “no tardó mucho en evidenciar que no sentía cómodo en ese espacio, ni tardaron mucho en empezar a citarnos a reuniones para informarnos sobre los “problemas de adaptación y la falta de interés” de Facu en clase” explica Aldana.

“Como para Octubre en una reunión con las maestras y la directora, la misma directora nos sugirió la desescolarización, cosa que en un primer momento nos impactó, sobre todo porque apenas habíamos oído del tema. […] En ese entonces había muy poca información al respecto, y más miedos y dudas que certezas […] Probaríamos un año más antes de desescolarizarlo por completo. “

Para entonces, Aldana y su marido Martín llevaban dos años practicando permacultura (sistema de diseños para crear medioambientes humanos sostenibles) “y contábamos con todas las herramientas para ‘diseñar’ la desescolarización de Facu”.

“Recuerdo que en una reunión con su nueva maestra, ella misma nos decía que, conociendo las inteligencias múltiples (Modelo de Howard Gardner) y con mucho esfuerzo, integrando las que podía en su forma de trabajo, observaba que Facu tenía justamente aquellas que no tenían lugar en el sistema educativo escolar. “

Un modelo personalizado

Diseñaron un modelo académico adaptado a sus capacidades utilizando el método Kumon para la lengua materna y las matemáticas y Aiki-do para la parte física (un arte para la paz en lugar del combate). Además comenzó a participar en los grupos Scouts para interactuar en la naturaleza junto a otros niños y cubrir el aspecto emocional de manera afín a sus preferencias. «Y por supuesto, nuestro acompañamiento y contención en el hogar. De hecho lo primero que tuvimos que hacer fue fortalecer su desarrollo emocional, ya que Facu es un ser muy sensible y estaba profundamente afectado».

«Cabe destacar que su proceso de auto-regulación llevo unos 9 meses, recién en ese entonces comenzaron a verse notables cambios en su carácter.»

facu

Fotografía de Facu en equitación cedida por Aldana.