Mi nombre es Laura. Cuando Enzo, mi marido falleció, mi mundo se opacó. El tiempo todo lo cura -me decían- y para lograrlo comencé a hacer cosas diferentes a mi anterior rutina de jubilada. Entre esas “cosas nuevas”…siempre quise hablar portugués ya que mi hermana vive en Río de Janeiro, Brasil, y yo en Rosario, Argentina. ClasesEnCasa posibilita hoy que cuando la visito, no dependa enteramente de mi hermana. Este año le dí una grata sorpresa, manejándome sola en los lugares que visitamos en verano.